fbpx

¿CÓMO AFECTA LA EDAD A LA VISIÓN?  CATARATAS

Dra Pilar Calvo  |  Dra Beatriz Abadía

La catarata forma parte del proceso natural del envejecimiento. Si todos viviéramos lo suficiente, al final todos desarrollaríamos cataratas. Es un término que usamos para hablar de distintos cambios estructurales que ocurren en el cristalino y que conducen a una disminución de la visión. Si la catarata no se opera y se deja evolucionar puede hacerse muy dura e impedir la visión (en casos extremos hasta producir ceguera).

Estructura del ojo

El ojo funciona de manera similar a una cámara de fotos: la luz atraviesa la lente y llega hasta el carrete; de forma parecida sucede en el ojo: la luz atraviesa el cristalino (la lente del ojo) y alcanza la retina. Desde la retina la imagen sale a través del nervio óptico y llega al cerebro por señales eléctricas.

La catarata se produce cuando el cristalino, que es la lente natural del ojo, en vez de estar transparente se va opacificando (endureciendo), sobre todo con el paso de los años. La catarata nos impide ver con nitidez ya que sería como mirar a través de un cristal sucio o empañado.

Antes de la cirugía:

Es muy importante la evaluación preoperatoria para que todo salga bien y el paciente tenga un resultado satisfactorio tras la cirugía.

Antes de operar hay que realizar una exploración completa de todas las partes del globo ocular, se valorará el tipo y la dureza de la catarata así como se realizará un examen de fondo de ojo con lo que su pupila deberá ser dilatada (conviene no conducir durante unas horas). Realizar un fondo de ojo antes de operar es imprescindible porque si la retina o la mácula tienen alguna alteración la recuperación visual tras la cirugía no será buena. Y no hay nada peor para el paciente ni para el oftalmólogo que realizar una cirugía y que luego el resultado no sea el esperado.

Para valorar si la mácula y el nervio óptico están sanos es muy importante realizar una OCT (siglas en inglés de tomografía de coherencia óptica). La OCT es una prueba muy rápida (dura unos segundos), indolora e inocua, que consiste en realizar un escáner de la mácula y el nervio óptico por dentro. A través de una tecnología láser, esta prueba permite ver todas las capas de la mácula por dentro y diagnosticar cualquier alteración. Si esta prueba sale bien y la cirugía de catarata es correcta; lo más probable es que tras la cirugía su visión mejore muchísimo.

OCT de paciente sano

Antes de operar también es necesario, con ultrasonidos o con láser, realizar unas mediciones de parámetros ópticos para calcular la lente intraocular más óptima para usted. Hay que recordar que cuando se opera la catarata hay que introducir una lente dentro del ojo. Con esta “lentilla” artificial se intenta quitar al máximo las dioptrías. Todas estas exploraciones son indoloras e inocuas.

¿Qué tipos de lentes intraoculares existen?

En general existen 3 tipos de lentes intraoculares: monofocales, tóricas y multifocales.

Las lentes llamadas monofocales mejoran la visión lejana quitando todas las dioptrías pero no corrigen el astigmatismo ni podríamos ver de cerca sin una gafa de lectura.

Existen otras lentes llamadas tóricas que corrigen la visión lejana y el astigmatismo pero para ver de cerca será necesario también una gafa de lecura.

Por último existen unas lentes llamadas multifocales (o lentes premium) que permiten corregir la visión lejana, la visión cercana y el astigmatismo así que nos permiten una vida independiente sin utilizar las gafas para nada.

Lente intraocular colocada dentro del ojo

¿Qué síntomas produce la catarata?

Podemos notarlo de diferentes maneras: dificultad en la visión lejana, problemas con el sol, problemas con el cambio de luz al anochecer, dificultad para reconocer bien los colores, visión borrosa, algunos pacientes también sufren deslumbramiento (muy molesto al conducir por la noche), etcétera…

Paradójicamente, la visión cercana mejora, debido a que la catarata puede provocar miopía, así que algunos pacientes refieren pérdida de visión lejana pero que ya no necesitan las gafas para leer, eso es debido al desarrollo de catarata.

En general la catarata típica suele empezar a la edad de 60-70 años pero hay otras causas como diferentes enfermedades (la diabetes sobre todo) o distintos fármacos (como los corticoides) o causas genéticas que pueden acelerar el desarrollo de las cataratas en personas más jóvenes.

A día de hoy, el único tratamiento efectivo para curar la catarata es la cirugía. Ningún otro tratamiento (ni gotas ni pastillas) tiene ningún efecto sobre la misma.

Paciente con catarata y pupila dilatada para su exploración

¿Cómo es la cirugía?

Normalmente la cirugía de catarata es ambulatoria (sin ingreso, en el mismo día se va a su casa). Se suele guardar ayuno al menos 6 horas antes de la cirugía.

La cirugía consiste en quitar la catarata mediante ultrasonidos, se elimina esa lente que está opaca, que está como sucia y se reemplaza por una lente intraocular artificial, nueva, transparente, que permite correctamente el paso de la luz hasta la retina para poder ver con claridad.  Esta lente no se degrada con el tiempo y permanece de por vida. Hay diferentes tipos de lentes disponibles en función de las necesidades visuales de cada paciente. Esta técnica quirúrgica se denomina facoemulsificación.

La anestesia  para la cirugía de catarata es mediante gotas (anestesia tópica). Con esas gotas el ojo no siente ningún dolor; además el anestesista generalmente mediante una vía intravenosa proporciona medicación para que el paciente se encuentre tranquilo, sin dolor y relajado pero en todo momento consciente. No es necesario retirar medicación anticoagulante ni antiagregante ni tampoco hay interferencia con marcapasos cardiaco. Es una cirugía muy segura. Aunque esté despierto, durante la cirugía no verá lo que el oftalmólogo está haciendo dentro del ojo. Generalmente se nota como mucha agua (debido a la irrigación) y verá una luz y colores brillantes. No debe notar ningún dolor.

Una vez que el ojo está anestesiado, se accede a su interior mediante unas incisiones. Son 2 pequeños cortes muy pequeños (menos de 2,5 milímetros) y no necesitan puntos de sutura al finalizar la intervención.

Una vez dentro del ojo procederemos a retirar la catarata con un aparato de ultrasonidos. Si pensamos que la catarata es como un grano de uva, primero tenemos que pelar un círculo sólo de la piel superficial, retirar todo el fruto interior, pero dejar el resto de la piel de la uva intacta (la cápsula posterior del cristalino). Esta es la zona de apoyo (saco capsular) donde colocaremos la lente intraocular.

Cuidados pre y post-operatorios

Normalmente antes de la cirugía de la catarata hay utilizar unos días unas gotas de preparación; esto puede variar en función del médico y del centro. Se utilizan unas gotas para dilatar la pupila justo antes de la cirugía y después de la intervención siempre hay que usar unas gotas de antibiótico y antiinflamatorios durante aproximadamente un mes.

En cuanto a los cuidados post-operatorios, como hemos dicho que no se colocan puntos de sutura, es importante la primera semana evitar cualquier golpe fuerte en el ojo, tener una correcta higiene de las manos antes de poner las gotas y evitar cualquier suciedad que pueda caernos dentro del ojo recién operado. En general, se puede realizar una vida tranquila pero hay que evitar levantar grandes pesos o esfuerzos sobre todo la primera semana. Muy importante no frotarse ni presionar el ojo recién operado.

Riesgos de la operación

La cirugía suele ser muy segura y en general los resultados suelen ser muy buenos; no obstante, como todo en la vida, no está exenta de riesgos. Su oftalmólogo le explicará antes de operar las posibles complicaciones que puede haber: rotura de la cápsula posterior, endoftalmitis (infección dentro del ojo) y desprendimiento de retina. Son muy poco frecuentes pero si ocurren hay que actuar lo antes posible para solucionarlos.

La recuperación visual suele ser bastante rápida pero depende de la dureza de la catarata y de lo que se inflame cada ojo después de la cirugía. Si la catarata era muy dura o su extracción fue dificultosa, es normal que los primeros días el ojo esté inflamado y se vea borroso. Esto irá desapareciendo poco a poco; su oftalmólogo le irá indicando el tratamiento postoperatorio a seguir. En general la visión se suele recuperar enseguida y supone un gran cambio de la calidad de vida de los pacientes. Volver a ver con nitidez, conducir con seguridad y llevar una vida activa son las grandes ventajas que produce la cirugía de cataratas.