fbpx

RETINOGRAFÍA DE CAMPO ULTRA-AMPLIO EN EL DESPRENDIMIENTO DE RETINA

RETINOGRAFÍA DE CAMPO ULTRA-AMPLIO EN EL DESPRENDIMIENTO DE RETINA

El desprendimiento de retina (DR) regmatógeno se define como la separación de la retina neurosensorial del epitelio pigmentario de la retina debido a un desgarro o agujero.

La solución de un DR pasa por cerrar el agujero que lo creó, por ello localizar los desgarros es clave para el éxito en el tratamiento.

Según su localización con respecto al ecuador, los desgarros de retina se dividen en anteriores o posteriores.

¿Dónde esta el ecuador de la retina?:

El ecuador se sitúa justo por detrás de la ultima división de los vasos retinianos y justo por delante de la ampolla de las venas vorticosas (figura 1).

Los desgarros anteriores (los más frecuentes) se sitúan por delante del ecuador, a lo largo del límite posterior de la base del vítreo.

La detección temprana de los desgarros anteriores es crucial porque los desgarros que no vemos son responsables del 64% de los casos que falla la cirugía y la retina vuelve a desprenderse.

Un desgarro posterior aparecerá por detrás de esta bifurcación y suele corresponder a una adherencia vítreo-retiniana patológica por detrás de la base del vítreo.

Figura 1: Detalle anatómico del vítreo (izquierda) y ecuador de la retina (derecha)

 

El examen de fondo de ojo (FO) con depresión escleral es el gold estándar para el diagnóstico de los desgarros, aunque generalmente en nuestra práctica clínica diaria no se realiza habitualmente porque para su correcta realización precisa de un experto en retina, una buena dilatación pupilar, el paciente debe colaborar adecuadamente siendo un examen bastante incómodo y además siguiendo esta exploración lo correcto sería dibujar los hallazgos, lo que conllevaría una cantidad importante de tiempo, sobretodo hoy en día con la presión asistencial que tenemos y en la era de la digitalización.

Desde hace unos años disponemos de retinógrafos no midriaticos de campo amplio y ultra-amplio.

Nuestro estudio consistió en comparar los hallazgos entre la exploración de FO en consulta (sin depresión escleral), los hallazgos con la retinografía de campo ultra-amplio utilizando un Optos 200Tx (Optos PLC, Dunfermline, Scotland, UK) en posición primaria de la mirada (ppm) sin dilatar a los pacientes y los hallazgos intraoperatorios el día de la cirugía (24h-48h tras exploración) en 123 pacientes con DR regmatógeno.

¿Qué resultados obtuvimos?:

En el 96,7% de los DR se localizó el desgarro durante la cirugía frente al 73,2% (p<0,001) en la exploración del FO y el 65% (p<0,001) con el retinógrafo de campo ultra-amplio (no se encontraron diferencias en la localización de los desgarros entre la exploración de fondo de ojo y Optos).

Los desgarros anteriores se identificaron en el 74% de nuestros pacientes según el examen intraoperatorio, comparado con el 45,5% por exploración funduscópica (p<0,001) y 39% mediante Optos (p<0,001).

Asumiendo que la exploración intraoperatoria detecta todos los desgarros anteriores, Optos realizado en ppm no detectaría un 47,3% de los desgarros anteriores y la exploración de FO se perdería el 38,5% de los desgarros anteriores.

Los desgarros posteriores los encontramos en 28,5% de los pacientes durante la cirugía, 29,3% de los pacientes en la exploración funduscópica y en el 30,9% con Optos. No se encontraron diferencias entre los 3 métodos en el diagnóstico de los desgarros posteriores.

Nuestra serie de DR siguió las leyes de Lincoff en el 70,5% de los casos.

En cuanto a la extensión y localización del DR no hubo diferencias entre los 3 métodos.

Entonces ¿qué ventajas aporta la retinografía de campo ultra-amplio?

La retinografía de campo ultra-amplio nos permite evaluar de forma simultánea y detallada la retina central y periférica (200º), con alta resolución y las imágenes se obtienen en menos de 1/2 segundo con un solo disparo, sin dilatación y además los hallazgos son fáciles de documentar, sirven para propósitos docentes y legales. En nuestros resultados no hubo diferencias respecto a la exploración del FO respecto a los hallazgos de desgarros anteriores.

Como conclusión, la retinografía de campo ultra-amplio documenta la extensión del DR, nos ayuda a planificar la cirugía, ahorra tiempo, a ser más selectivo a la hora de la exploración y también nos ayuda para el seguimiento postoperatorio de los pacientes, aunque en la detección de desgarros cuando se realiza en posición primaria de la mirada es todavía subóptima, comparado con los hallazgos intraoperatorios.

Aconsejamos para aumentar la localización de los mismos posicionar la mirada hacia la localización del DR, esto sería un buen estudio para un futuro.

 

Os dejamos el link de nuestro artículo completo:

https://www.mdpi.com/2076-3425/10/8/521/htm

 

Dra Beatriz Abadía/Dra Pilar Calvo

Academia Retina

www.academiaretina.com