fbpx

LA RETINOPEXIA PNEUMATICA

LA RETINOPEXIA PNEUMATICA PUEDE CONSIDERARSE COMO PRIMERA OPCIÓN DE TRATAMIENTO EN DETERMINADOS TIPOS DE DESPRENDIMIENTO DE RETINA

El grupo canadiense del hospital San Michael de Toronto (liderado por la doctora Hillier y la doctora Muni) ha publicado recientemente en la revista Ophthalmology los resultados de un ensayo clínico sin precedentes (PIVOT trial) donde  han comparado los resultados  entre realizar una retinopexia neumática (RN) frente a la vitrectomía vía pars plana (VPP) 23G en desprendimientos primarios de retina regmatógenos (DRR). La fuerza de este trabajo es su tamaño muestral (176 pacientes), que es un estudio prospectivo  y que se han randomizado a los pacientes a uno u otro brazo de tratamiento (estratificados aleatoriamente pero de forma que ambos incluyeran pacientes con macula-on y off). Por ello me parece interesante comentar un resumen de sus resultados, aunque animo a leer este articulo tan enriquecedor de forma completa para profundizar en los detalles del mismo.

Los participantes de este estudio presentaron un DRR primario con un solo desgarro o varios pero agrupados dentro de 1 hora de reloj, entre los meridianos de las 4 y las 8. Si el paciente presentaba macula-on, se realizó el tratamiento que correspondiese antes de 24 horas y si era macula-off, antes de 72 horas.

Reclutaron a 176 pacientes en casi 4 años. De ellos completaron el estudio (un año de seguimiento) un 85% de los mismos, 77 pacientes en el grupo de RN y 73 en el grupo de VPP.

La variable principal del estudio fue la  agudeza visual (AV) obtenida mediante ETDRS a los 12 meses tras la cirugía. Encontraron que la AV fue superior en el grupo de RN frente a VPP a los 3 (9,9 letras) , 6 (10,6 letras) y 12 meses (4,9 letras) de manera significativa.

La proporción de pacientes con una AV superior a 70 letras ETDRS (20/40 Snellen) fue también significativamente superior en el grupo de RN (90,3%) frente al grupo VPP (75,3%).

El éxito anatómico en el primer tratamiento fue significativamente superior en el grupo de VPP vs RN (93,2 % vs 80,8%) aunque el éxito anatómico se igualó tras realizar un segundo tratamiento (98,6% vs 98,7%). Los pacientes que no tuvieron éxito con la RN como primera opción de tratamiento obtuvieron una AV > 70 letras ETDRS al final del estudio y no presentaron mayores dificultades técnicas al realizar una VPP que si se hubiera realizado como primera intención.

Realizando modelos de regresión lineal y regresión logística, no afectó al resultado de ambos grupos de tratamiento respecto el estado del cristalino (fáquico/pseudofáquico) o el estatus macular (on/off) en cuanto a la AV a los 12 meses.

No hubo diferencias en la metamorfopsia horizontal entre ambos grupos pero sí en la vertical, ya que los pacientes sometidos a RN presentaron un 18,8%  menos de metamorfopsia vertical que los pacientes sometidos a VPP.

El porcentaje de membranas epirretinianas y cambios quísticos en la retina fueron similares entre ambos procedimientos.

El número de visitas que precisaron los pacientes fue superior en el grupo de RN vs VPP (10,8 vs 9,6) atribuido al numero mayor de sesiones láser en los primeros días del tratamiento en el grupo de la RN.

Con respecto a la formación de catarata en los pacientes fáquicos, fue superior en el grupo de la VPP vs RN (81% vs 29%) así como la intervención de la misma (65% vs 16%).

Como conclusión: tras los resultados obtenidos, la RN se puede considerar como primera línea de tratamiento en determinados DRR; aunque por supuesto precisa de una curva de aprendizaje, entrenamiento y experiencia para obtener estos resultados.

 

Dra. Beatriz Abadía Álvarez